domingo, 22 de abril de 2012

Discos de lactancia

Durante el embarazo tenía muy claro que daría el pecho a mi pequeña, en mi familia nadie ha tenido una lactancia prolongada, poco consejo podían darme. La matrona de mi ambulatorio me ayudó y animó mucho, podría decir que lo hemos conseguido gracias a ella. Ahora, casi 6 meses después de su nacimiento seguimos con la lactancia materna exclusiva y seguiremos con el pecho todo el tiempo que mi nena quiera.
Estos discos son fruto del aburrimiento, de una baja de embarazo larga y de mi obsesión por la ecología y por guardar los retales. Son tres círculos de tela del mismo tamaño,  7 cm de diámetro, la de en medio es toalla, la de cerca de la piel es algodón y la de fuera de adorno. Hay gente que mete una capa de pul para que no cale, a mi no me hizo falta, no manchaba tanto. Son limpios, ecológicos y baratos. Los lavo con la ropa del bebé, hacía ya unas semanas que no necesitaba usarlos pero una tarde al salir del trabajo y ver a mi niña con su padre esperarme en la acera de enfrente empecé a manchar la camiseta, la madre naturaleza y mi ansiedad por la separación. Ahora tengo una prima embarazada y pienso regalarle algunos pares junto con un libro de lactancia, no se si los usará pero unas risas seguro que se echa al verlos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario